Eileen Quinn Knight  
Pérfiles en Catolicismo

Un reclamo de Justicia Social para el Desembolso por Parte del Estado de Illinois de los Fondos Asignados para Servir a Nuestros Hermanos y Hermanas en Cristo que Padecen de Desórdenes Sicológicos

por la Dra. Eileen Quinn Knight, Ph.D.

traducido al español por Carmen Julia Rodríguez Torres

26 de octubre, 2016

Return to Main Page


Salmista del Viejo Testamento nos llama a escuchar el “Lamento de los Pobres.” La Justicia Social reclama que escuchemos y que respondamos a dicho lamento. La Justicia Social asume distintos significados de acuerdo al tiempo, al lugar y a la preocupación por el prójimo que nos impele a invocarla. El issue de primordial importancia cuando la invocamos es el mandamiento de Cristo de amarnos como Hermanos y Hermanas en El. Este mandamiento nos mueve a mantenernos estrechamente unidos a los que son incapaces, o no están preparados, para ayudarse a sí mismos.

Uno de los sectores que a menudo descuidamos es el sector populado por los que sufren de desórdenes sicológicos tales como la esquizofrenia, el trastorno esquizo-afectivo, la condición bipolar, las tendencias a la depresión severa, así como el comportamiento obsesivo/compulsivo, los ataques de pánico, las personalidades mal adaptivas entre otros desórdenes sicológicos severos que afectan el buen funcionamiento del cerebro. Todos estos issues reclaman nuestra atención en nuestra Jornada hacia el Reino de Dios.  Entre las muchas ventajas que devengamos de la Justicia Social se encuentran la solvencia económica, el respeto a la propiedad, el trabajo productivo, la educación, el tratamiento médico, el cuidado de los niños, de los envejecientes, la buena reputación, la seguridad personal, la vivienda adecuada, la transportación, y las oportunidades para disfrutar del ocio. Algunas de las desventajas que experimentamos cuando no la practicamos incluyen las guerras, la inseguridad laboral, la incertidumbre en las relaciones humanas entre otras muchas dificultades. (Miller, 2003) Continuamente, Dios nos llama a ayudar a los que nos acompañan en nuestra Jornada a Él.

Para el 2020 se proyecta que las tendencias a la depresión severa serán la principal causa de incapacidad de las mujeres y los niños en el mundo y, sin embargo, el Estado de Illinois ha impedido el desembolso de los fondos necesarios para atender este problema (NAMI-National Alliance for the Mentally Ill,  “About mental illness” ). En la teoría propuesta por Miller (https://en.wikipedia.org/wiki/William_R._Miller_(psychologist) se enfatizan los conceptos de necesidad, mérito y equidad. El concepto de necesidad apunta hacia la carencia de los medios para satisfacer las necesidades básicas, así como a los riesgos que perjudican nuestro bienestar o interfieren con nuestra capacidad para funcionar normalmente en la comunidad (Miller 2003). Mérito es el reclamo al reconocimiento social ganado por el trabajo bien hecho; que los logros debieran acarrear reconocimiento social (Miller 2003).  Equidad se refiere al ideal de que en toda sociedad todos los miembros son tratados con dignidad y respeto; que los mismos derechos amparan a todos por igual. (Miller 2003).

Necesitamos que el Estado que sostenemos con nuestros impuestos responda a nuestro reclamo de servir a nuestros hermanos y hermanas que sufren de desórdenes sicológicos. Este no es el caso hoy en día cuando el Estado se niega a desembolsar los fondos necesarios para dicho servicio. Debemos pedir que nuestros representantes estales, a quienes apoyamos con nuestro voto, hagan su trabajo y aprueben un presupuesto estatal. Los hombres, mujeres, y niños afectados por la falta de un presupuesto estatal enfrentan barreras significativas en su búsqueda de empleo tales como analfabetismo, falta de vivienda adecuada, criminalidad, incapacidad física, inhabilidad de comprar comida que, por lo tanto, aumentan el hambre de los pobres. Escuchemos el llamado del Salmista, la Voz de Dios.